21 junio 2010

Regeneración de un concepto

El cuento de la syrenita románica (II)


Y es que, cada sociedad ha generado a lo largo de la historia su propia visión del mundo, su marco referencial interior donde todas las cosas cobren sentido. Prejuicios, relaciones de poder, fantasía, vida social, influyen en la conformación de su cosmovisión.

La expansión del cristianismo no sólo expulsó a las sirenas de los aires, sino que trastocó sus características para encajarlas en su maniqueísta división entre el Bien y el Mal. 


Para ello utilizó la recuperación del imaginario de la antigüedad de manera meticulosa, tornando las antiguas divinidades en demonios y convirtiendo la mitología en lecciones moralizantes dirigida a los paganos. Los motivos antiguos son vaciados de sustancia adjudicándoles otra significación. 


La sirena quedó en los mares, exiliada, y jamás remontará vuelo


... hasta ahora.



.
Acostumbrados a percibir en el mundo figurativo una gran variedad de imágenes que suelen corresponder a una misma intención; ninguna otra representación de sirenas ha conseguido, hasta ahora, alcanzar la atracción que sentimos por la esculpida en el interior del templo románico de Sant Pere de Galligans (Girona).

Quizá sea porque de todas ellas, no hay ninguna que insista y persista tanto en instruir al hombre, en el secreto de su completa regeneración.

Unificar en una sola esencia las dos naturalezas antagónicas de las que estamos formados es vital para conseguirlo, y la sirena de Galligans nos lo comunica encarecidamente.

Esta admiración que experimentamos tras la percepción de su mensaje, es la que nos mueve a continuar este estudio a partir de su fascinante y exclusiva representación.


La descripción literal de dicha figura -que ya fue expuesta anteriormente-, queremos recordar aquí:

.
La sirena en actitud solemne se mantiene erguida sobre su cola de pez, en ambas manos sujeta un par de peces manteniendo una equilibrada posición de brazos que nos recuerda a la conocida iconografía del “orante”. Su cabeza toca a una elevada plataforma con estrellas esculpidas que simulan su corona.
.
Tras la descripción literal de la imagen intuimos que hay una lectura alegórica del mensaje con una serie de percepciones vinculadas a la metáfora que son fácilmente entendibles: con su cola de pez -atributo característico de los habitantes del mundo de las profundidades-, la sirena arranca desde la base del capitel alzándose verticalmente hasta unir su cabeza con la zona superior, el ámbito celeste y estrellado.
.
Sin duda, la composición del personaje nos transmite su labor de enlace entre el ámbito de las aguas subterráneas o inferiores y el de las superiores o celestes, el canal que conecta los dos mundos, algo parecido a la función de la escalera mística o de Jacob que une el bajo mundo con el superior, o el cielo con la tierra.
.
Dicho concepto nos remite también a la figura de la Virgen María, -considerada como el conducto entre Dios y los hombres-, según la relación que algunos Santos Padres aplicaban al simbolismo de la escalera y a la Santísima Virgen.
.
Ésta (la Virgen) es la escalera de Jacob, que tiene doce peldaños, entre los dos lados..El lado derecho es el desprecio de sí mismo por el amor a Dios, el lado izquierdo es el desprecio del mundo por amor al Reino..Por estos peldaños suben los ángeles y son elevados los hombres..." (San Bernardo- Sermo ad Beatam Virginem 4).



Es a través de esta lectura moral o teológica que podemos acceder a otro escalón diferente del símbolo cuyo mensaje abarca una gran magnitud. Es una enseñanza que trasciende creencias y culturas porque va arraigado en lo más profundo del ser humano, algo que se lleva implícito por naturaleza y que sólo se puede entender bajo una mentalidad hermética del símbolo, en concreto, la visión alquímica. 
.
(Fulcanelli. Moradas Filosófales- Alegoría de la Alquimia:-
Una sedente figura femenina cuyos pies reposan en la base, toca con su cabeza el ámbito celeste, ejerce de conducto entre el plano inferior y el plano superior, sujeta en ambas manos los libros del conocimiento y la vara de la maestría)

**** .

Es así que, percibiendo la sirena erguida de Galligans como símbolo de enlace por el cual se puede ascender desde nuestro estado animal (inferior) hacia la comprensión divina (superior), observamos que dicho cuerpo está formado por una naturaleza doble, dos sustancias en una, separadas pero juntas, como las dos caras de una moneda o como la personificación del atanor alquímico.

.
.





Los dos peces o leones, -en cada caso-, simbolizan las dos propiedades de nuestra materia, azufre y mercurio. También es el “solve et coagula” alquímico, necesario para conseguir la unión de los dos principios de la Obra. En dicho proceso se vela por mantener dentro del atanor y de forma constante, el fuego de la transformación, cuyo calor ascendente hará posible la fusión de estas dos naturalezas en una de sola.
.
A la altura de la cintura es donde las dos cualidades del ser mixto se unen, indicando el lugar sagrado donde radica la capacidad de generar forma. Es allí donde se gestará ese cuerpo puro que llegará a poseer una cualidad perfecta que le será propia.



"La hermana liberara a la hermana, y el Niño misterioso nacerá de la única Madre"(MR.IV,96´)

Por otra parte y siguiendo con la mítica personificación de la sirena, ya indicábamos en el artículo anterior que la aparición de su cola bífida fue originándose tras la progresiva unión del extremo de su cola a los peces representados a ambos lados de la sirena.
-
El resultado tras la imagen derivada fue el predominio de un mensaje negativo que aunque de superficial significado, se hizo altamente popular.
´
Nosotros preferimos desestimar este último, pues pretendemos acercarnos a la simbología primigenia, con la que, y gracias a algunas representaciones que han resistido hasta nuestros días, podemos apelar a la claridad de mente que desplegaban ciertos artistas de antaños.
.

Un ejemplo muy claro de esta mudanza en cola bífida lo tenemos en el artesonado gótico-mudéjar en Santa Maria de Lliria.




.
Foto: Galeón


.
En las dos primeras pinturas, se aprecia perfectamente cómo una mujer con una corona de tres penachos sujeta dos grandes peces que quedan simétricamente encarados. La percepción de la composición, aunque ingenua, nos transmite majestuosidad.
.
En cuanto a la tercera y última imagen, las cabezas de los dos peces han sido totalmente fusionadas apareciendo así dos colas de pez, de una figura femenina que ya carece de corona, y que con toda seguridad, no gozará del valor positivo de la imagen anterior. 

Otro ejemplo de este tipo de transformaciones y que guarda un valor altamente positivo, lo encontramos son la siguiente representación:  



Foto: Julianna

.
Aquí, la división de ambos peces en su unión con el torso femenino está especialmente acentuada dejando visible la parte central del cuerpo donde se exhibe la forma de la escalera, aludiendo a ese canal que enlaza el mundo oculto o inferior y el visible o superior.
-
Asimismo la corona trilobada que ostenta la sirena apuntando al ámbito celeste, es análoga a la tiara de peces en el enkolpión mariano y a la diadema de estrellas de la sirena del templo de Galligans.
.
Y es precisamente en este mismo templo de Galligans -esta vez en su claustro-, que de nuevo encontramos otra sirena que nos llena de asombro, tanto por la belleza de su composición como por el sutil mensaje alquímico que engloba:

.




Tras la primera impresión no parece haber duda que se trata de una habitual sirena de dos colas, pero si observamos un poco mejor, advertimos que en realidad las líneas ovaladas que adornan el inicio de las colas, son los ojos de los dos peces, que unidos en la boca marcan el punto de encuentro desde donde emerge el cilíndrico torso humano. Es el atanor donde se gestará el misterio inconcebible que dará paso al nacimiento del Niño Luminoso.



.
También Lambsprinck, como buen filósofo en el arte hermético, nos lo indica en su “Pequeño tratado sobre la Piedra Filosofal” : “…los filósofos dicen comúnmente que hay dos peces en nuestra mar, los dos, en verdad, sin carne ni espinas son cocidos en el agua que les es propia. Entonces saldrá de ellos la gran Mar (o gran obra, es decir, el primer embrión de nuestra piedra que llegará a ser azufre perfecto) que ningún hombre puede describir. He aquí lo que por esto entienden los filósofos: Se encuentran dos peces, pero los dos no son sino uno, dos, sin embargo, y, no obstante uno solo.”



Foto: Kiedrich, Rheingau, Germany

.
***
*****.

Es por ello que encontramos frecuentemente la sirena de dos colas indicando entre firmeza esa perfecta simetría, con los mismos elementos a uno y a otro lado, sugiriendo el equilibrio, esa vía recta, el camino del medio.

La idea del “camino del medio” entre las dos variables naturalezas se suele encontrar desde tiempos antiguos bajo apariencias más esquemáticas.



Foto: iespaña.es

.
Un ejemplo que nos resultará más familiar de dicha intención, lo tenemos en las catacumbas de los cristianos, cuyo esbozo intercambia la figura de nuestra sirena erguida por un áncora.
.
Hay quienes ven la relación en algunas citas bíblicas que hacen mención a este objeto como alegoría de la esperanza:
.
"...los que buscamos un refugio asiéndonos a la esperanza que tenemos como segura y sólida ancla de nuestra alma..." (Hb 6, 18-19).

.
Hoy en día el ancla es un signo que sigue persistiendo, pues su imagen sigue siendo utilizada en heráldica y en áreas eclesiásticas, aunque lamentablemente valorado bajo un pequeño aspecto de su auténtico significado:
.

Es fácilmente reconocible la semejanza sintética del ancla con la sirena bífida.



.

Pero el ancla visualizada como la esperanza del buen cristiano en la llegada a buen “puerto”, no solamente es eso.
.
En realidad, el ancla también es asociada a la misma alma y la fuerza de su símbolo radica en su resistencia. Su imagen nos muestra que el ancla es firme e inalterable, tal como debe mantenerse el alma ante la fluctuación de las dos vías (peces).
Toledo. Iglesia de San Cipriano.
No obstante, siempre nos sorprenderá encontrar un símbolo náutico en la fachada de una iglesia, y más en una ciudad sin puerto ni mar.
.
Y es que el áncora, ya sea como signo de la esperanza o concebida como resonancia del alma humana, va aún más allá, pues ancla y Virgen comparten el mismo significado y es en las representaciones de muchas iglesias que su iconología así lo demuestra.

.
.
Ingenuamente esquematizada aparece en la portalada de San Millán de Almendres (Burgos) el concepto del ancla-virgen.
.
El personaje central -con insinuada aureola sobre su cabeza-, controla y estabiliza las dos fuerzas invisibles simbolizadas por dos largos peces que emergen del abismo para equilibrarse con el tronco central, que inamovible, las contiene tras su manifestación.

.

Otro ejemplo con una bella composición lo encontramos en el tímpano del Santuario de la Virgen del Mar (Almería). Dos delfines, mercurio doble, presencian surgir entre las olas de la mar, inhiesta, a una virgen negra que porta un niño.
.
Su simbología nos traslada a la manifestación de lo oculto, a la Venus hermafrodita que encierra la virtud fermentativa, a la sustancia húmeda, espíritu universal del mundo. El Alma Mundi.
.

Virgen de la Esperanza en Blanes (Barcelona)
.
Más actual y posiblemente renovada, la Virgen de la Esperanza en sigue guardando los principales atributos que la identifican como receptáculo del conocimiento hermético: sobre su cabeza el signo astral por excelencia, las doce estrellas o cinturón zodiacal y bajo sus pies se ha ubicado el ancla para argumentar el contacto y dominio de la Virgen sobre las aguas profundas y subterráneas, fuente y raíz de toda manifestación de vida.
.
La posición equilibrada de sus brazos nos remite a las imágenes anteriormente expuestas, la Madre Santa que abarca toda manifestación.
.
Y así es como el Ancla en su significado más encubierto esta vinculada a la Santísima Virgen, y en concreto, bajo su expresión de Virgen de la Esperanza o mejor entendido: de la “buena esperanza”.




.
Una Virgen que es la heredera legítima de la mujer vestida de Sol de Ap.12, que con la luna a sus pies y coronada con doce astros evoca ese principio de conexión entre el mundo de lo oculto y la manifestación visible.
.
La Mujer que en la angustia de dar a luz protagoniza la escena más misteriosa y comentada del Apocalipsis, el secreto más fuerte que la razón no puede descubrir.


VIRGO PARITURA
.
Es la Virgo paritura. El principio femenino fecundo por sí mismo, signo inequívoco del más auténtico origen de la vida, la madre cósmica desde donde la vida brota de su propio impulso creador.
.
Es la fuerza innata y eterna, que evoluciona con clara comprensión y aceptación de su cambio: el Alma Mundi arcaica y gestante.






Tanto Solve como Coagula son operaciones que están "a mano" de esa sirena, de ese cuerpo mixto de pez y virgen que actúa de conexión entre las dos naturalezas. 
.
Solve y Coagula no es más, en esencia, que la misma operación. Un flujo de continuo y eterno ciclo entre las dos naturalezas, la sutil y la material. Por ello, estas dos operaciones son representadas iguales, con la misma figura en equilibrio, en ambos extremos de los brazos de la simbólica balanza.
.
Y es en la conjugación de esos conceptos, en el centro, punto de unión entre las naturalezas (Fijo y Volátil) y entre operaciones (Solve y de Coagula), donde se fragua la mágica excepcionalidad de la generación del Ser, el concepto al que llamamos generación de vida, de forma o de universo. Tal vez, en ese centro del atanor, se gesta la Sal, fruto de la fusión de las dos eternas naturalezas duales.
.


Foto: Dr. Jesús Oliver Bon-Joch
Y donde lo dicho hasta ahora ha sido compendiado con todo lujo de detalles es en esta excepcional figura que encontramos en el Palacio Comunal de Pola (Croacia). Nosotros la definimos como el “eslabón perdido” y en ella vemos como confluyen las características de representaciones anteriormente mostradas:
.
Erguida sobre su cola acuosa fundamenta una columna perfecta que concluye en la corona de tres picas que ciñe su cabeza, he aquí, la "Columna Coronada". En cuanto los peces sujetados se testimonian perfectamente en las aletas y colas de sus cuerpos, los que, uniéndose a la sirena confluyen en el punto donde sobresale el manifiesto abombamiento gestante.
.
En esta imagen de forma muy explicita se condensa todo el itinerario de lo anteriormente expuesto y como un objetivo visual cumple su cometido, la sirena como paradigma del cuerpo mixto se muestra como símbolo de esa escala que une la zona abismal con la superior, a la vez que se revela como el único recipiente apropiado para abarcar y contener a las dos fuerzas antagónicas, cuya unificación precipitará el estado de “buena esperanza” el embrión del Niño Luminoso o Piedra Filosofal por medio del cual conoceremos la ciencia de la regeneración física y completa del hombre. 






He ahí el canto de la sirena, capaz de iniciar en los misterios a quién es capaz de escuchar y no sucumbir!!.



.
ENLACES:

*  FORO ROMANICO: El canto de la sirena

.

20 comentarios:

CorpusHermeticum dijo...

Muy interesante. Enhorabuena!!

cdeburgos dijo...

He disfrutado leyendo el trabajo, muy interesantes todas las conexiones o pistas que han quedado y habeis sabido interpretar y ver. (pronto visitaré la Virgen del Mar para ver el timpano en el que no había reparado) Muchos saludos a los dos autores. Carlota

saludyromanico dijo...

Gracias Corpus, celebramos que lo encuentres interesante y sobretodo que pases a visitarnos.

Un saludo

-----

Hola Carlota.

Los "autores" encantados de verte por aquí, de hecho somos tres, a Baruk tambièn la contamos porque si no se enfada.

Si pasas por la Virgen del Mar y visitas el interior, fijate en la patrona donde reposa los pies y repara en su color. Una sirena almeriense: negra es, pero hermosa.


Un abrazo Carlota, hasta pronto.

..

Jan dijo...

Muy interesante vuestro trabajo. Las sugerentes imágenes seleccionadas (identificables como representaciones de la totalidad),junto con el texto fruto de vuestra investigación, hacen descubrir una atractiva interpretación alquímica. Me ha llamado en especial la atención la denominada como sirena de dos colas representada en el claustro del templo de Galligans. He creído ver en ese capitel la ambivalencia del símbolismo del pez a la que hacen mención algunos investigadores, en las que este, por su voracidad, también estaría asociado en la alta Edad Media a imágenes alegóricas de los condenados. ¿Podría adquirir sentido esa posibilidad en tal imagen? No conozco el templo ni soy un experto en iconografía medieval, por lo que cuento con vuestro conocimiento para que me podais orientar. La anterior observación aparece en los capítulos sobre el simbolismo alquímico del pez en la obra de Carl G. Jung "Aion",(pag. 131) donde se menciona también una interpretación de Lambsprinck, por la que los peces zodiacales paralelamente opuestos, serían símbolos de la "materia arcana".

Saludos y enhorabuena por vuestro trabajo.

Fiz dijo...

La syrena, con corona trilobada, ha entonado un canto.

Alto, claro y coherente.

Felicidades!

Baruk dijo...

Hola Jan,

Si no has pasado nunca por Sant Pere de Galligans, es visita obligada, seguro que te gustará el lugar. Probablemente el maestro que diseño esos dos capiteles era un alquimista (o al menos un buscador aventajado).

En cuanto a la sirena de doble cola del claustro no creo que tenga nada que ver con la voracidad de peces, ni menos con condenados (al menos en este caso). Muy al contrario, el mensaje es hermético, con unos detalles tan explicitos no puede tratarse de otra cosa. Fijate que todo el cuerpo esta sumergido en "la mar", lo unico que permanece fuera del agua es su visión y su pensamiento ...con lo que me cuesta dominarlo a mi!!

Ojalá, Lambsprink estuviera aquí!, un genio entre los genios que nos sacaría de dudas ...claro que como buen alquimista probablemente nos diria que nos las saquemos solitos...mm

*Hay otra sirena diferente, si quieres te envío foto.


Una abraçada

**

Syr dijo...

El hecho de que símbolismo del pez a la que haces mención, en las que éste, por su voracidad, también estaría asociado en la alta Edad Media a imágenes alegóricas de los condenados, podría tratarse, Jan, de la interpretación que algunos investigadores y estudiosos han dado y querido ver en los textos del siglo III del padre de la iglesia Tertuliano en la que comparaba a los cristianos con peces que, al sumergirse en las aguas quedaban prisioneros de ellas y una vez salidos de ellas, por el bautismo de inmersión, adquirían la libertad de hijos de Dios (" Nosotros somos pequeños peces, llamados así debido a nuestro IXTHYS, nacemos en el agua y no tenemos otra salvación que permanecer en el agua").

Sin emabargo, como aclara Baruk, desde el punto de vista de la hermética alquímica, esta interpretación quedaría muy lejana de su sentido esencial.

Salud y románico

JORDI P dijo...

Me parece un trabajo muy completo, no se como lo haceis para sacar tanto jugo a un tema, repito: excelente.

Jordi

xiztoria dijo...

Solo una curiosidad. En la celebre y onmiprsente cadena de cafeterías
Starbucks se utiliza precisamente el símbolo de la sirena. ¿Símbolos de siempre al servicio de la nueva religión del mercado?

vid. original starbucks en
http://www.tripadvisor.es/LocationPhotos-g60878-d181702-Original_Starbucks-Seattle_Washington.html

Desde Betanzos enhorabuena por este blog del que seguimos aprendiendo tanto

Syr dijo...

Xiztoria, gracias por tus palabras y presencia en este blog.

Efectivamente, podría decirse aquello de que "las ideas cambian, pero las sirenas permanecen" como seres eternos que siempre estuvieron en la génesis de todas las cosas. Y eso al mundo de la economía de mercado, no le pasa inadvertido. O sea, que podríamos hablar de ciencia, mito y sentido comercial.

Salud y románico

Alkaest dijo...

Sin palabras. ¿Pero acaso hacen falta?

Muy buen discurso sobre "Nuestro Pez".

Salud y fraternidad.

Syr dijo...

" He ahí el canto de la sirena, capaz de iniciar en los misterios a quién es capaz de escuchar y no sucumbir!!".

Magistral frase, Baruk, que puede encerrar todo el compendio del trabajo. Se trataría de la interpretación del platónico Amonio y del propio Plutarco cuando apuntaban que, lejos del concepto típico, las Sirenas nunca quisieron acabar con Ulises, sino salvarlo, haciendo que se olvidara de las cosas mortales para liberar su alma y por eso él quiso ir tras ellas liberando su cuerpo y, como sabio y astuto, ir tras las esferas celestes y la armonía eterna. Mientras, su tripulación, preocupada sólo por lo material y sin escuchar los cantos, taponaron sus oídos con cera, símbolo de lo carnal y pasional.

Baruk dijo...

Ya sabes que esa frase me encanta, creo que es todo un extracto revelador, quizá es la clave para entender porque Ulises no quiso taponarse los oidos, queria oir el canto iniciador de las sirenas que le permite guiar su nave sin encallar

...aunque para ello necesita estar "fijado" al poste, para asimilar lo que las sirenas tienen que decirle y no acabar loco porque como dice el sabio Cattiaux: "El hombre superior lo realiza todo en solitario. Los hombres inferiores lo corrompen todo en común"

a que te recuerda?


**

chis dijo...

Muy interesante y sugerente.
En la cerámica numantina también se representan peces simbolizando el inframundo.
Dice San Benito, que el subir y bajar de ángeles por la escalera de Jacob, significa a su entender que por la altivez se baja y por la humildad se sube. Quizá este pudiera ser un aspecto más a añadir a toda esa simbología de ascensión, creación de vida, alquimia, equilibrio, anclaje y Virginidad de María a la que se le atribuye la humildad como virtud principal.
Espero no haber desbarrado demasiado. Un abrazo

Syr dijo...

Efectivamente, Chis. Todo eso y... más. El eterno femenino.

Personificación de las proporciones musicales del Alma mundi, según Proclo. Origen cósmico e individual de la armonía, según Platón. Amor de los difuntos por las cosas divinas que, cual psicopompos, guiaría sus almas hacia su destino celeste, según Plutarco. Canto bienaventurado del Mahabarata indio como proceso cosmogónico. Sonidos de las esferas o música cósmica de Schopenhauer y de Nietsche que, disolviendo la Humanida corrompida, dan paso a seres humanos verdadaramente dignos de tal nombre.

En fín, la Regeneración de un concepto.

salud y románico

tanteshistories dijo...

Felicidades por el trabajo. Un artículo interesantísimo y sugerente.
Enhorabuena!

Jordi Diez dijo...

No tengo palabras para alabar suficientemente vuestro trabajo, en la forma y en el fondo ¡Creía haberos perdido! Pero no, he vuelto a localizaros. Soy escultor, y, de momento, os tengo como un referente para profundizar en según qué corrientes de pensamiento que vienen de antiguo y que reclaman continuación ¡Ya llevo dos piezas a raíz de leeros! Así que gracias, muchas gracias, y continuad, por favor.

Baruk dijo...

Bienvenido Jordi y muchas gracias por tus amables palabras.

Dices algo que quizá explica esa ansía de busqueda que tenemos todos: ...corrientes de pensamiento que vienen de antiguo y que reclaman continuación . A veces parce que son ellas las que se abren paso utilizándonos de medio, verdad?

Nos encantaría mucho poder ver algún dia esas dos piezas de las que nos hablas.

Un abrazo y sigue por aquí

*

La llave de Sefarad dijo...

Te felicito por este mágnifico portal sobre el Románico.Algunos de tus trabajos los he compartido en el grupo Estudios de los simbolos antiguos, de Facebook.Realmente me parece unico tu trabajo.

Syr dijo...

Baruk, Pallaferro y yo mismo, te agradecemos muy sinceramente tu elogioso comentario. Nos estimulas a proseguir en nuestra afición que es nuestra pasión, y en el intento de dar explicación a la evolución del símbolo y a la carga que mantiene en cada época producto de su utilitarismo interesado, pero en que pese a todo, sigue revelándonos su esencia.

Salud y románico.

Seguidores