14 octubre 2009

Cosa de risa

Sacrificios paralelos
.




.
Pese a que la representación del pasaje bíblico del sacrificio de Abraham es frecuente en nuestro Arte Románico, son escasos los trabajos que hayan abordado los orígenes de su simbolismo desde la perspectiva arquetipal en las diferentes culturas arcaicas que permitan comprender la esencia de su significado y, de ese modo, ayudar a resituar el significante de su uso en esa precisa época del medioevo, explicándolo.

Comencemos por afirmar que todo sacrificio suponía la institucionalización de un nuevo orden, en cuanto que el hombre arcaico sólo recurriría a él en última instancia; cuando todas las diligencias hechas ante los dioses, los demonios o los brujos, con el fin de alejar un padecimiento, habían fracasado. Su concepción del sufrimiento sólo es imputable a la voluntad divina, ya porque interviene directamente para producirlo, ya porque permite que otras fuerzas lo provoquen.


Por tanto, desde el punto de vista formal, la representación del sacrificio de Abraham no pasaría de ser sino el referente cultural de la concepción tradicional de arcaicas civilizaciones, en las cuales el primer hijo era considerado como el del dios y era, mediante su sacrificio, como a la divinidad se devolvía lo que solo a ella pertenecía, restaurando y regenerando el orden establecido: la circulación de la energía sagrada en el Cosmos.

Y en cierto sentido, también Isaac era hijo de un dios, pues "Yahveh hizo con Sara lo que había prometido" (Gen. 21,1), frase de tan sexual connotación que sirve para rescatar la memoria de la arcaica costumbre Oriental de que las jóvenes pasaran una noche en el templo para ser fecundadas por el dios, o por su representante o "enviado".

Como es bien sabido, el sacrificio de Isaac terminó, a petición divina, con el intercambio del joven por un carnero.

Ifigenia es llevada a la pira.
Mosaico romano procedente de Empúries (Girona)

Un mito, que paralelamente, se presenta en Eurípides cuando, en su obra "Ifigenia en Aúlide", relata el pasaje en que la diosa exige que le sea ofrecida en sacrificio la hija del rey Agamenón, Ifigenia, pero al igual que Isaac, por mandato de la diosa, en el último momento se ordena el sacrificio de una cierva en su lugar.



Así como el sacrificio de Ifigenia estaba destinado a propiciar vientos favorables para el despliegue de la flota, ni los textos rabínicos, ni la liturgia judía, ni tan siquiera el Génesis explican por qué Dios pide a Abraham que sacrifique a su hijo, con lo que el judeocristianismo acabaría presentando a Abraham como modelo de justa obediencia, mediante la introducción de una novedosa categoría religiosa, la “fe”.

Se trataría, así, de romper con los arquetipos de la repetición y tiempo cíclico y, en definitiva, de marcar el final de la costumbre de sacrificar al primogénito a la divinidad.

Un contrasentido irrisorio, cuando al fin y al cabo, el mito del sacrificio primordial volverá a reaparecer con la muerte en la cruz del unigénito de ese propio Dios en cuyo nombre se abolió el Antiguo Orden.




El sacrificio de Isaac encierra una teofanía, simplemente.
En cananeo, Isaac significa, "cosa de risa".


Salud y románico

31 comentarios:

juancar347 dijo...

Una exposición interesante, sin duda, aunque a mi modo de ver, existían ciertas variaciones en cuanto al concepto de sacrificio y Dios. Por ejemplo, los mayas. Los sacrificios estaban encaminados, efectivamente, como decís, a acabar con las epidemias, las malas cosechas, a apaciguar no a Dios, sino a los Dioses y conseguir así su regreso. Siempre ha existido la idea de sacrificio en todas las antiguas civilizaciones, lo que no queda claro, es en qué momento el hombre, por decirlo de alguna manera, tuvo 'conciencia' de la idea de sacrificio como mandato o deseo de la divinidad. Me parece muy curiosa la primera fotografía, la forma inequívoca del altar (no lo digo porque luego me acusáis de templarista), pero llama la atención que la víctima, en este caso el hijo de Abraham, parece levitar sobre el altar. En fin,me parece un tema interesante y como siempre, excepcionalmente tratado. Un abrazo

Syr dijo...

Tiene "tela" la inquietud que planteas, Juancar: " en qué momento, el hombre tuvo 'conciencia' de la idea de sacrificio como mandato o deseo de la dividad".

En fin, es un tema complicado y amplio, pero, en mi opinión, entiendo que es a partir del momento en que las tribus primitivas (no el hombre primitivo) alcanzan el estadio de caza y recolecta. Porque antes, sólo es considerado como "Deus otiosus" que una vez creado el mundo y sus criaturas, se retira al cielo y los abandona con ruptura de comunicación entre cielo y tierra ( lo que daría nacimiento a los dioses familiares, próximos, manes,lares o del hogar, como tú apuntas en los mayas y en siguientes civilizaciones), porque el dios Supremo está olvidado o "disfrado" hasta el punto de que los yorubas se preguntaban por qué habían de ofrecerle sacrificios pues está tan lejano que no tienen qué temer ni podrá hacerles ningún daño.

Sin embargo, cuando tienen consciencia de que las tormentas, las epidemias, etc. que le afectan a su "economía" no son resueltas por los dioses próximos- lares- y han agotado todos los recursos, se recurre al Dios olvidado. Al igual que ocurriera en los hebreos, todas las civilizaciones se alejan del Supremo en época de paz y prosperidad económica y se ven impulsados a Él en las catástrofes.
" Hemos intentado todo, pero aún quedas tú para socorrernos...¡Oh Dios, tú eres nuestro creador. ¡Ten piedad de nosotros¡", son las palabras invocadas por los araones a Dharmesh mientras sacrifican en su honor un caballo blanco.

Salu y románico

Jan dijo...

Según Mircea Eliade el sacrificio sería la ritualización del mito cosmogónico (del que la muerte del toro llevada a cabo por Mitra sería un ejemplo claro) por el que se conseguiría reactualizar el primer instante de la creación anulando el devenir temporal . El objetivo sería regenerar la totalidad del cosmos reestableciendo la unidad primordial.

La Eucaristía en este sentido también lo simbolizaría,

"Tomad y comed todos de él porque este es mi cuerpo. Regocijaos pues he vencido al mundo."

La salvación sería la liberación del encantamiento del tiempo, el regreso al origen en la eternidad.

Saludos.

Cabestany dijo...

Hola!

Interesante me parece (ya hablo como Yoda) relacionar el sacrificio Abrahamico con la búsqueda del punto de partida de esa necesidad humana de sacrificar algo valioso para obtener un bien mayor.

Pienso esto, porque estoy de acuerdo con Juancar ¿Cuando empezó el hombre a tener la necesidad de echarle la culpa, quizás a veces culpa de lo propio, a un ser superior que por decreto caprichoso o tras lanzar los dados, ordena las cosas del mundo? ¿En que momento se da el ser humano cuenta que hay algo que no funciona como debería, que no consigue caza con la que alimentarse, que no obtiene descendencia para perdurar como especie o que no puede evadir una muerte que observa extrañado en sus propios compañeros? Me gusta pensar en ello...

Creo que el sacrificio que decís proviene inmemorial desde el inicio de las culturas no es mas que una superstición y un deseo de que algo mejor, alguien allá arriba, decida por ti aquello sobre lo que uno no quiere ponerse a pensar, o sobre lo que no puedes dominar para quedarte tranquilo por ello.

¿Si Isaac es sacrificado por su padre, qué premio espera obtener en su pensamiento que le compense la realización del "sacrificio"? Si Yavhé no le revela el objeto de su petición, ¿no será que Abraham le tiene miedo al destino? Yo siempre evito pasar por debajo de una escalera, si tengo que dar una vuelta larga, la doy, miedo + fe = superstición.

Por cierto, me gusta la última foto, Cristo en la cruz, lanza clavado en el costado, luna y sol, toro y león, cosas de risa .......

¡Bona nit!

LAQUEDUERMECONPEDRO dijo...

Me da un poco de reparo intervenir, al fin de cuentas no sé nada del tema pero creo que sabréis perdonar a una indocumentada como yo.Después de leer todo se me ocurre otro matíz y
me pregunto... ¿Cuándo dejó de usar el sacrificio para ganarse la voluntad de los dioses y se le ocurrió la brillante idea de que podía usar como coartada la voluntad divina para implantar la suya propia? O ¿Qué planteamiento fue anterior?
No es tan filosófico, quizá sea muy materialista, pero visto que el mundo tangible es el que se puede llegar a dominar...¿Porqué no usar la excusa divina para imponernos alzandonos así con el poder sobre los otros?...
Eso si que habrá provocado alguna carcajada de gusto en más de uno.

Salud y románico

Baruk dijo...

Hola Jan, Algo sobre eso había leído, según Mircea la ritualización del primer instante de creación es un sacrificio, o sea, la muerte de algo vivo para que lo inexistente exista.

Si pensamos en ello y nos agarramos al pie de la letra, la reactualización y repetición del primer instante es una barbaridad tras otra.

Como con ello se puede anular el devenir temporal para regenerar la unidad primordial??… Le he dado muchas vueltas a la idea y aunque no la descarto, te confieso que es algo difícil de digerir.


Salud y románico

Baruk dijo...

Cabestany boniquet, preguntas que cuando empezó el hombre a tener necesidad de echarle la culpa a un ser superior? Pues quizá en el momento en que intuye que no es capaz de afrontar la verdad, de que en esta vida manifiesta está más sólo que la una y abandonado a su propio destino, y que es un trabajo de titanes enfrentarse a ese hecho y luchar en solitario. Demasiado esfuerzo, es más cómodo abandonarse a la creencia de la voluntad de un ser superior, no crees?

El deseo de que alguien decida por ti aquello que tú no te atreves a manifestar es muy humano, mejor dicho, una bajeza muy humana. Temerle al Destino también es humano, pero acatarlo por amor aunque te rompa el corazón, eso ya no se como llamarlo.

Sobre la última foto, muy observador. León y buey, luna y sol.


----------

Y que decirte Pilara? son preguntas que surgen cuando nos enfrentamos a lo incomprensible, y cualquier cosa terrible efectuada bajo la excusa de que es la voluntad divina quién lo pide, a parte de ser absurdo es inconcebible.


Salud y románico

KALMA dijo...

Hola! ¡Qué interesante! Aquí una bruja indocumentada, es lo que tenemos las de mi gremio.
Para mí el sacrificio ha estado presente desde que el mundo es mundo. En la antigüedad, era más frecuente en la mayoría de las culturas (La biblia, mayas, aztecas, en África… Japón) todas las religiones están basadas en la veneración a un ser divino, que si eres bueno te manda al paraíso y si eres malo… Salvo que en la Biblia, son enigmáticos, no se saben cuanto de realidad puede tener lo que lo hace mágico y los demás que he mencionado hay pruebas de que “se lo pasaban pipa”. En la actualidad, hay alguna religión afroamerica que se dedica de despedazar gallinas, incluso los católicos occidentales, que no matan una mosca, pero a veces son malísimos, se creen que pueden ser malos, porque son perdonados a través de la confesión.
Ofrecer una vida a los dioses ¡Lo más preciado! Debería de liberar de unas cuantas culpas. Syr, estamos de acuerdo, en tiempos de paz… hay un refrán: “Sólo se acuerda de Dios cuando truena”. Abrazotes.

pallaferro dijo...

Como en otros pasajes de la Bíblia, he aquí un ejemplo más de cristianización de un antiguo mito sobre el sacrificio de un hijo. El paralelismo entre Ifigemia e Isaac es, sin duda, prueba de ello.

Parece ser que también hay versiones, tanto de Ifigemia como de Isaac, en los que el sacrificio del primogénito se realiza realmente. A qué podría deberse que la versión “oficial” de la iglesia haya sido la de este final feliz al estilo de la “Caperucita Roja”?

Un abrazo,

Fiz dijo...

Pues para Isaac no le fue tanto una “cosa de risa”… ¡ Menos mal que era ventrílocuo ¡

Irónico, sí. La Iglesia promoviendo la abolición del ancestral sacrificio del primogénito a través de las Santas Escrituras y, luego, resulta ser la propia Iglesia la que nos “vende el producto” de la redención de los pecados gracias al sacrificio del Hijo de Dios…

¡ Con la Iglesia hemos topado ¡

Uno que pasaba por aquí dijo...

La Iglesia no es sino una más de las instituciones que han perdido la esencia de las enseñanzas que predican, pero esto pasa igualmente en medios políticos, en los sectores educativos, etc. La desviación de la Iglesia de sus principios es algo que ve casi cualquiera, lo otro son burros que se sigue tragando la gente y se queda tan pancha.
Saludos.

Por cierto, Isaac no significará más bien alegre o cosa que produce alegría?

Syr dijo...

Gracias por tu aportación, "brujita" Kalma. Efectivamente, como tú dices bien, creo que siempre lo sagrado ha deambulado por lo profano. Incluso en el mundo actual, los rituales "profanos" o las brujerías indican una reconstrucción intersubjetiva de experiencia de trascendencia. Cuando falla la medicina convencional, se recurre al curandero y si éste falla, a dios ( por ateo que se sea). Quizá eso pueda deberse a la consciencia ancestral de que el sentimiento de trascendencia, el deseo humano por vincularse a un Bien definitivo, se evoca y experimenta cuando los riesgos y peligros se nos escapan a nuestro control. Entonces tomamos conciencia de nuestra limitación y pequeñez en el universo e intentamos "chantajear" a Alguien que suponemos y necesitamos como superior. Serían una especie de rendijas donde atisbamos la presencia del Misterio, ¿ no crees?.

Salud y románico

Syr dijo...

Pallaferro, si comparas la reacción de otra cultura como la hindú, ante el mismo problema, creo que podemos sacar alguna conclusión. Para aquellos, tambien el sufrimiento es merecido, pero lejos del judeocristianismo, lo es también bienvenido en cuanto tiene la virtualidad de liquidar la deuda kármica que cada hombre contrae al nacer, por lo que se convierte en instrumento de pago en la contabilidad de la propia existencialidad y posibilita seguir contrayendo deudas líbremente. Sin embargo, como intentamos explicar, creo que para la Iglesia, importaba mucho más introducir la creación de una nueva categoría: la fe, porque cimentada, ello posibilta un discurso mucho más fluído a sus intereses: creer sin comprender.

Salud y románico

Syr dijo...

Fiz,esa es parte de la argumentación. Efectivamente, irrisorio.

Salud y románico

Syr dijo...

No se trata de argumentar sobre la desviación programática de una u otra institución, porque creo que eso es producto de los tiempos y los cambios culturales y/o sociológicos. Tratámos de establecer el paralelismo del mito para desmitificarlo, amigoquepasabasporaquí.

Y respecto a tu pregunta, contestar que creo que se produce una falta de rigor en la traducción del significado literal debido a que, en la Antigüedad existía la idea de la fuerza creadora de la risa. Y ya los antiguos egipcios, en un papiro alquímico conservado en Leyden y que data del siglo III de nuestra Era, tienen un relato en el que se atribuye a la risa divina la creación y el nacimiento del mundo e incluso existían ritos muchos más antiguos en los que consta que la risa acompañaba el nacimiento de una deidad o de una figura real. De ahí que se haya tomado Isaac con la significación que tu dices, porque todo nacimiento de ese tipo conllevaba un ritual de risa y alegría ( en contraposición a las plañideras en los funerales), pero su raiz y significado cananeo es "cosa de risa".

Gracias por tu aportación y ya sabes: PASATEPORAQUICUANDOQUIERAS.

Salud y románico

Fendescéptico conayudademidiosa dijo...

A mi parecer, torpe y desaliñado, los dioses, todos, y todo lo divino, son un invento antiguo y atinado de algunos hombres que pisaban la tierra y no el cielo, para controlar al resto de sus congéneres atribuyéndose el hablar por boca del que todo lo puede, del creador. La bondad, la maldad, la belleza, el asesinato...todo son meros inventos del hombre. Un león que devora una tierna cria de gacela no es un asesino; es un bicho que sigue su instinto y ya está; por ese acto no irá ni al infierno ni al paraiso de los leones. Sólamente se alimenta y lucha por perpetuar su especie.
La vida humana,desde hace milenios, es una continua y sutil concatenación de intereses, de listos y lerdos de quien aprovecharse, a quien dominar (bajo palio y con un manto filósofico, transcendente y chamánico) y a quien hacer creer que algo allí arriba transmite órdenes, puede controlar las lluvias y proteger las cosechas. Alguien a quien pedir y a quien culpar de nuestros errores.
Los dioses siempre se han llevado bien con los gobernantes; éstos últimos siempre han ejecutado la justicia divina por su humana mano.
El "brujo" es el verdadero todopoderoso: es él quien dicta la voluntad celestial sobre los hombres...es él quien mueve los hilos de la marioneta divina y a los espectadores, aprovechándose de la naturaleza humana, frágil, necesitada de guía y consejo, agustiada por el futuro y la certeza de una muerte inevitable.

En fin, una larga cadena de lo que viene a decir el refrán:
"El listo vive del tonto, y el tonto de su trabajo".

KALMA dijo...

Hola a todos: Syr, estoy completamente de acuerdo. Tememos a lo desconocido, e intentamos hacer algo divino de la muerte, el paraíso sería estupendo ¡Divino, divino!
Recuerdo en 2º de primaria, en mí caso, ya aprendíamos como papagayos “los seres vivos, nacen, crecen, se reproducen y mueren” y en la niñez no lo meditabas... la muerte, tal es el temor, el misterio, no nos conformamos con la vida ¿Qué hay detrás? Tenemos la necesidad de pensar que hay algo mejor, no aceptamos lo malo y de esto se aprovechan "los listos". Si hay frase popular que nunca se perderá es ¡Dios mío por qué...! Aún no creyendo, por si acaso... A mí me pasa lo que canta Javier Krahe, “no espero un cielo o un infierno, lo más confío en que seré algo eterno, gracias al cromosoma”
Estoy pensando, no tanto en el sacrificio, pero si nos remontamos un siglo atrás, en las familias religiosas, el primer hijo se destinaba a Dios, haciéndolo cura. Saludosssss.

Syr dijo...

Krahe, como Hilario Camacho ( muerto, precisamente por su voluntad, en esta tierra que hoy es la mia), forman parte de mi vivencia, "brujita" Kalma. Y puestos en coincidencias, por intermediacion de nuestro comun amigo Caminante te hare llegar el ejemplar de mi coleccion particular San Manuel Bueno, martir, con el mayor de los afectos.

Y bien traido aqui el hecho del primogenito seminarista. Aunque, tras una larga vida vivida, ya no sabria decirte si lo que al principio se ofrecia como victima propiciatoria para asegurarse la intercesion celestial, despues acabo convirtiendose en una buena salida para propiciar estudios superiores a una modestas economias. Pues no en vano, luego surgiria aquello de la crisis vocacional y del Dia del Seminario ¿Recuerdas?

Salud y romanico

Syr dijo...

Y a ti, querido Fende ¿ que decirte?. Creyente o esceptico, dormido o despierto, con o sin ayuda de nuestra diosa "empapelada", hasta cuando dejas de fregar platos, vuelves a tener la llave que abre el interior de este consultorio.

¡ Has vuelto a hacerlo¡.

KALMA dijo...

Hola a todos: Syr, me has dejado sin palabras ¡Muchas gracias!
Recuerdo más o menos, la pobreza… en la guerra civil pasó a ser la única forma de comer y estudiar, que tenían algunas familias. Algunos seminaristas, antes de consagrarse, ejercían de profesores con sotana, y a la vista de las mamis... voy a omitir, porque iba hablar de "la forma" de la sotana, como bien dices, crisis vocacional. Me gusta el mensaje que plasman Hilario Camacho y Javier Krahe, dos grandes músicos y escritores. Un abrazo.

Riviere dijo...

Veo que mi comentario no acaba de "aparecer"...maldito internés...
Buena pregunta,¿cuando empieza a darse cuenta el hombre...de qué?¿de que la vida es demasiado exigente con la triste condición humana?¿de que la experiencia vital es tan intensa que,a veces,quisiéramos evitarla de todos modos?...¿que hemos sido lanzados al torrente de la existencia sin nada a que agarrarnos salvo a nosotros mismos?...Un momento...¿nada?,pues de esa nada saldrá dios...
Una idea seductora,para satisfacer ese tic tan humano de desplazar su fe lejos de sí...
Dios es tan antiguo como el hombre,pues él lo ha creado.Por eso ya la primitiva tribu cuenta con un jefe y un chamán.
Lo que está claro,es que ya en la prehistoria,hubo quien se dió cuenta de las enormes perspectivas de poder,que semejante "anhelo" podía generar,situándole nada menos,que a la altura del que éra jefe por jerarquízación natural.
La explotación,otra vez,del anhelo que haya una virgen que nos ayude,un santo que nos ampare,etc...no ha caido en deshuso apenas a lo largo de los tiempos,pues al hombre(por lo que sea)le fascina y a algunos en cierta manera,les "llena",que exista la Virgen de Guadalupe,el profeta Mahoma,etc...
El caso no es cuándo,el caso es que el hombre crée,(tenemos charlatanes de última generación para los que no créen en "nada",no se preocupen),y bajo esa fe en lo ultraterreno/"paraanormal"/misterioso/etc ya la gente se agrupa.
Y es que,junto a tantos que créen lo que yo,creer aun cuesta menos.

Por otro lado,muy interesante el tema del sacrificio desde el prisma arquetípico.

Un saludo.

Alkaest dijo...

El meollo de todo este asunto, el "busilis" que diría mi amigo Alonso Quijano, consiste en la "fe".
De todas las sucias triquiñuelas, que han inventado las religiones, esta es la más sucia. Es la base de esa "fe del carbonero", que "cree lo que la Iglesia cree".
En consecuencia hace lo que le dicen que haga, sin planteamientos morales, escucha y obedece. Forma parte del "rebaño" del "Cordero" y actúa como buen borrego...
Es la negación de la inteligencia, el razonamiento y la lógica. Igual que aquel triste general gritaba "Viva la muerte", el clero judeo-cristiano ha gritado a través de esta imagen simbólica "Muera la inteligencia".
Abraham es el borrego supremo, obedece sin pensar, sin cuestionar la orden que se le da. Podría ser declarado santo patrono del estamento militar, donde los mandos nos decían: "Estáis aquí para obedecer, no para pensar".
Abraham es la antítesis del ser humano evolucionado, del homo sapiens.
Una persona "normal", se habría enfrentado a la divinidad, que por muy divina que sea no tiene derecho a actuar de forma absurda. Al contrario, tiene obligación de ser coherente.
Una persona "normal", habría pedido explicaciones, antes de disponerse tan "alegremente" a transgredir el quinto mandamiento de esa misma divinidad: "No matarás (porque aquí solo mato yo, cuando me conviene, de la forma que me parece, y en las cantidades que se me antojan)".
Pero Abraham no era "normal", era un creyente judío, antepasado de los cristianísimos creyentes. Era una persona que tenía "fe". Es decir, tenía la gran coartada clerical.
En definitiva, como gran 007 bíblico, tenía "Licencia para matar"...
Después de él, todos los que han seguido las enseñanzas religosas derivadas del judaismo, han disfrutado de igual privilegio: Mata primero y pregunta después.
La "fe" de Abraham, y no exagero ni tanto así, abrió las puertas a las persecuciones religiosas, las cruzadas, las hogueras inquisitoriales, el integrismo clerical. Abrió las puertas a nuestro mundo, porque, nos guste o no, nuestra civilización es una gran "hija de... Abraham".

Salud y fraternidad.

jan dijo...

El momento en que el hombre empezó a idear ritos sacrificiales parecería estar relacionado con la toma de conciencia de los ciclos que se repiten en la naturaleza; movimientos astrales, fases lunares, trayectoria solar etc... por un lado, y por otro el ciclo anual con la repetición estacional. Muchos de los sacrificios se realizaban por una parte en primavera, para potenciar el renacer de la vida despues de la muerte simbólica del invierno, (cultos agrarios) y por otra en el solsticio de invierno, momento en que el sol alcanza la mínima altura y el dia es más corto, propiciando así el ascenso del astro rey, y con él la renovación del nuevo año. El sacrificio estaría ligado a la idea de la regeneración y paradógicamente a la celebración de la vida, acto dirigido a reestablcer la unión con la arquetípica unidad primordial o principio generador inagotable e incorruptible.

Por supuesto todo esto desde una visión racionalista del mundo y tan alejada de los albores de la conciencia humana como la nuestra es dificil de digerir.

Jan

Syr dijo...

Efectivamente, Jan, esa es, y no otra, la esencia de la tesis "Eliadiana" que tanto Baruk como yo conocemos y admiramos por su profundo acervo cultural y construccion, pero que, no obstante, intentamos someter a revision.

Es dificil, cuando menos, intentar dar una explicacion logica a sentimientos primordiales desde la cultura del siglo XXI. Pero al menos, intentarlo de forma honesta, nos ayuda a todos.

Salud y romanico

chis dijo...

Desde la fe de Abraham dicho episodio es real y el de Ifigenia una patraña idólatra. Supongo que también sería a la inversa.
Esta entrada es de las de "dedo en la llaga" ( el comentario de Alkaest, hurga con especial énfasis y probablemente se lo publicarían en cualquier hoja parroquial...)
un cordial saludo a todos
chis

Syr dijo...

Como bien dices, Chis, a Alkaest habria que otorgarle el "perro piloto" de esta tombola, pues aunque los comentarios comenzaron derivando por el significado y origen sacrificial, la verdadera perla del tema radicaba en el parelismo mitologico, que para unos tenia una finalidad concreta y determinada ( Ifigenia)mientras que para el otro carecia de razon para aprovecharlo interesadamente en la construccion de una nueva categoria religiosa. Por eso en el texto aparece intencionamente subrayado el parrafo de "la fe", ya que en su origen el texto no cabria imaginar tal concepcion, sino unicamente el acto de manifestacion divina, esto es, una teofania.

Alkaest, habilmente, como siempre, centra el balon desde la esquina y pone el dedo en la llaga. Pero ¡ ya lo conoces¡ ¿ que ibas a esperar si no?.

Salud y romanico.

Riviere dijo...

Alkaest.
La divinidad quizá tenga la obligación de ser coherente,más no es una de sus premisas,antes bién al contrario...El Abraham tampoco es que demuestre mucha en ése sentido.
Es un acto que me recuerda al de los infaustos amores,de los que se dicen:-"Si de verdad me quieres,haz esto por mí"...Un amor estúpido ya de base...
Dios no puede ser coherente,porque es la cosa más incoherente que hay,contraria a la lógica pura y a la razón humana.
Es la tangente por la que se salen muchos de la cruda realidad...

Yo personalmente,si me viese en el trance de rendir algún culto,sería a los elementos naturales,que generan la vida;no se...el Sol,la Luna,las estrellas,el mar...y cien mil cosas maravillosas que lo son,sin dar sermón alguno,y sin salir de la Tierra...a flotar por esos cielos de chatarra orbital religiosa...
En fin...no quiero salirme más del tema de la entrada,que sino el Admin...
Saludos.

Esca dijo...

Pues para mi,todos los sacrificios en nombre de cualquier dios es un asesinato sin mas y creo que mataban en nombre de dios y estos los autores eran los menos creyentes,recurrian a eso para otorgarse con ello mas poder ante el pueblo o subditos o estas a mi lado o mirar lo que os puede pasar,el dios en la actualidad a cambiado¿o tal vez sea el mismo que antes?,el dinero o poder,es el mas poderoso y el que se ansia desde que el hombre quiere ser mas humano,

En nombre de dios,sacrificios,sin el nombre de dios genocidio,lo uno se pena los sacrificios se veneran ¿acaso no tuvieron todos una mano humana?

Muy interesante vuestras posturas pero el caso referido en esta ocasion es tan simple como el hombre y no cambiara su postura pasen los siglos que pasen y se edulcoren esos asesinatos,antes en nombre de dios en la actualidad por cualquier sin dios

Y ahora desde Segovia en visperas de San Frutos un saludo para todos Esca

Pilar Moreno Wallace dijo...

¡Qué interesante, tanto el texto el tema propuesto como las respuestas!

Pilar Moreno Wallace dijo...

Olvidé dos cosas: hacer mención de las fotos que aparecen en esta entrada, y dar las gracias por la visita a mi blog y el comentario. Iré al Génesis en busca de esos ángeles...

Polvorilla dijo...

Estoy con Alkaest, que para eso lo veo y además hasta lo toco cuando hace falta. ¿Y por qué? Pues porque estoy cansada vionistde mitos, de fe a ciegas y he llegado ya al nirvana de lo real. Y como digo siempre a mis alumnos cuando no sé resolver una pequeña disputa de quién empezó primero la pelea, estoy haciendo un curso para ser "dios" cuando lo acabe resolveré "ipso facto" estas cuestiones.

Seguidores