18 diciembre 2012

El retorno del REY

El sol Invictus




Las fiestas de las Saturnales eran unas importantes celebraciones romanas dedicadas a Saturno, dios de la semilla y del vino. Se llevaban a cabo en la estación invernal, iniciándose el 17 de diciembre con un sacrificio en honor al dios al que seguía un banquete público donde estaba invitado todo el mundo. Los festejos continuaban durante siete días más.

Eran siete días de jaraneras diversiones, copiosos banquetes e intercambio de presentes.

Los romanos asociaban a Saturno, dios agrícola protector de sembrados y beneficiador de las buenas cosechas, con el dios pre-helénico Crono, que estuvo en activo durante la mítica edad de oro de la tierra, cuando los hombres vivían felices, sin separaciones sociales.

Durante las Saturnales, los esclavos, frecuentemente eran liberados de sus obligaciones y de sus papeles, en algunos casos se intercambiaban los roles con sus dueños y el orden común de los elementos se invertía.

En esos días, como si se reflejaran en el espejo de los sueños, el esclavo era libre y el libre era esclavo.

Experimentar esa visión antagónica, ese ponerse en el calzado del otro, podía muy bien inducir a la reflexión o a la desesperación.




Pero el orden natural de las cosas se restablecía cumplidos esos siete días, al final de los cuales, llegaba el festival del Nacimiento del Sol Invencible (Dies Natalis Solis Invicti) que se celebraba cuando la luz del día aumentaba después del solsticio de invierno, en clara alusión al "renacimiento" del sol que culminaba en el 25 de Diciembre.




Personificado en el dios Mitra, de gran veneración por los soldados, todo volvía a la normalidad bajo el supremo legislador de la región celeste, generador de vida, gobernador del cambio y del movimiento. Era el regreso del dios invencible

La fiesta cristiana de la navidad parece haber sido trasladada al 25 de diciembre sobre el año 330 -en tiempos de Constantino-, puesto que el mensaje de su célebre visión justo antes de la batalla del Puente Silvio, donde el lema de la cruz  "In hoc signo vinces" fue entendido como la prevalencia de Cristo sobre el Sol. Cristo era el verdadero Sol Invicto.







Así pues, a partir de hoy hasta el día de Navidad, el orden queda invertido.
Sean los de arriba quienes bajen y los de abajo quienes suban.

Disfrutar, bebed y celebrad que son siete días, uno ya ha pasado y de los que quedan, la mitad ...son noches.



Salud y románico

11 comentarios:

Ray dijo...

Así lo haré, y uno de mis brindis irá a vuestra salud, pues el haberos encontrado también ha supuesto para mí un hermoso "renacimiento", un motivo de celebración para alguien que ya había casi perdido su fe en encontrar un camino digno de ser compartido.

Que Saturno os (nos) proteja.

Paco Torralba dijo...

"Disfrutar, bebed y celebrad que son siete días, uno ya ha pasado y de los que quedan, la mitad ...son noches"
¿Os imaginais este titular en periódicos anunciado las "Saturnales"???
Comparadlo con los titulares de mañana y... lloremos un poco.
E igualmente, brindis para los habituales de este sitio.
Un saludo, amiga

Baruk dijo...

Hombre Paco, no me deprimas, que estamos en plenas Saturnales y ya son lo suficientemente durillas.

Aunque tu visita a nuestro lugar, ya es toda una alegría.

Que nada empañe nuestro derecho a la felicidad! Brindo por ello.


***

Tus palabras Ray me recuerdan al mito del Fenix.

Parece ser que siempre renace la esperanza en aquel que tiene el Sol en su interior.

Así que, y nunca mejor dicho, nos alegramos de tu retorno Rey, ..digo RAY!


Salud y románico

:-)

cdeburgos dijo...

Cuando vengo a este blog del románico y encuentro una nueva entrada siento como cuando mi padre los domingos me compraba un nuevo comic favorito, no puedo esperar a leerlo y a la vez no quiero que se acabe, por las Saturnales, ojala los políticos, o la nueva oligarquía, pasará la Navidad en nuestros zapatos, o en los de los más "miserables" para sentir y poder después continuar con sus reformas, desde sus nubes plateadas,
Te deseo muy buen año próximo
Carlota

fra miquel dijo...

Procurarem gaudir, beure i també menjarem!!!
Ai! després tocarà tornar al règim ;o)
Abraçada

PS: 7 dies? Jo havia sentit que tot s'acabava avui¡!

Syr dijo...

Carlota, tu comentario me ha parecido bellísimo, íntimo y agradablemente descriptivo. Hasta Baruk me confesaba haber compartido esa sensación de la que hablas cuando le compraban el recién editado "Mortadelo y Filemón" mensual.
Es un inmenso placer comprobar que hacer algo que te gusta y divierte, es capaz de ser compartido y recibido con tanto agrado. Gracias.

Espero que pases unas Saturnales felices y saques provecho a tu excelente recetario. El 31, procura ver la puesta de sol desde el Delfín Verde.

Un abrazo

Baruk dijo...

Sí que es cierto Carlota, recuerdo esa ansiosa sensación que sentía de pequeña al ir tras el Mortadelo y Filemón de turno.

Grácias por tus buenos deseos y Feliz Año para ti también. BSOS


*****


Estimat fra Miquel

El mundo no se acaba hoy, y por lo que parece, seguiremos en este mar de lágrimas!!

I a sobre, ...fent règim, jó!


Petons de Bon Nadal



**

MarmiMuralla dijo...

No soy mucho de estas saturnales o hace tiempo que dejé de serlo, pero gracias por traer a mi recuerdo momentos inolvidables: un paseo en busca del vino antes de la gran Cena, una coliflor a la romana que sólo se comía en esas fechas y un paseo de la mano paterna para saludar a la madriña, con sagradas conversaciones y felidad a raudales...
Te quiero

KALMA dijo...

Hola! Y en mi caso "brujerizo todas las fiestas" o lo que viene a ser ¡Me apunto a un bombardeo! De hecho, si llego a saber que las Saturnales empiezan el 17 de diciembre ¡Empiezo a celebrar antes! Qué... Alzo mi escoba y brindo con vosotros, con mis mejores deseos para el 2013.
Besos!

chis dijo...

Lo que vale de verdad es intemporal.
Así que, aunque pasadas las saturnales, he disfrutado de la entrada aprendiendo como siempre.
Salud y románico para el 2013

Pilar Moreno Wallace dijo...

Baruk y Syr, desde aquí quiero agradeceros mucho vuestras lecturas y comentarios. Espero que los Reyes hayan sido generosos. Y Baruk, no, no he olvidado el mar. Son muchas las cosas que me unen a él. Pero tuve que dejarlo al venirme a esta tierra, y el mar de aquí no tiene el azul que siempre acompañó mis sueños.

Un abrazo a los dos y felíz 2013

Seguidores