29 septiembre 2010

Nada de nada

Nihil Novi

.


En una reciente conversación de sobremesa, nos plantearon lo intrascendentes que son las consecuciones del ego humano. 

Evidentemente, la absurda vanagloria que suelen arrastrar a estos presuntos logros, nos impide vivir con la llaneza necesaria para llegar a un profundo conocimiento de nosotros mismos.

La consideración que, al final, todo lo que nuestra personalidad da importancia en esta vida desaparecerá y, la cuestión de qué es lo que realmente quedará, es algo que nos solemos plantear al enfrentarnos con algún “memento mori”, ya sea en carne propia o en la de un ser conocido o querido.

Y así como Hamlet se lo planteaba mientras sostenía el cráneo del que anteriormente había sido el bufón de la corte, la mayoría de nosotros también solemos esbozarlo al pasar por un camposanto. Especialmente, cuando topamos con alguna lápida como ésta:


HIC IACIT PVLVIS+ CINIS+ NIHIL+
(Aquí yace polvo, cenizas, nada).

Breves palabras que aluden a lo efímero de la vida, a la desintegración de la materia y a la ausencia de identidad.


Cavilando sobre ello, recordamos que en cierta escapada románica, en la iglesia de San Pedro en Grado del Pico (Sg) -templo que posee unos de los más delicados rurales esculpidos-, nos topamos, a saber por qué irónico azar, con algo que nos recuerda lo que realmente somos.



.


Al igual que muchas edificaciones románicas, el aspecto original del templo ha sido, con el paso del tiempo,  adaptado a las nuevas exigencias de sus vecinos. Sólo tenemos que observar la parte inferior del muro para comprobar que en los siglos posteriores a su levantamiento la pared ha sido perfectamente “reparada”, y para ello –como era lo habitual-, se reutilizaron sillares o losas procedentes de otras estructuras cercanas.


Uno de estos lo tenemos en un pequeño bloque recortado que se encuentra en el linde derecho de la puerta y que deja bien visible la inscripción NIHIL (NIIL), palabra que por ella misma nos recuerda lo que somos sin la benevolencia del creador: Nada.

Sin duda, la sincopada NIIL de Grado del Pico será un "nihil" nominal, pero probablemente no del paso de "alguien” en pos de algo, sino de la incertidumbre de la “nada”.

Aunque, seguramente nada nuevo descubramos, porque como repite la reiterada frase del Eclesiastés en todas épocas desde el medievo: NIL NOVUM SUB SOLE. -"No hay nada nuevo hay bajo el sol"-. 

Vanidad de vanidades. ...NJIL, nada de nada.






SaludyRománico

16 comentarios:

Jan dijo...

Tanto en esta cuestión planteáis, como en tantas otras, quizá sean los poetas los que mejor dicen las cosas. Dejo algunas cuartetas del persa Omar Jayyam donde hace gala de una fina ironía:

Hubo una gota de agua y se hundió en el mar.
De polvo una partícula a la tierra se unió.
Tu llegada y partida ¿qué es en este mundo?
Una ligera mosca apareció y desapareció.

La tierra que se halla bajo el pie del ignorante,
rostro de un ídolo y cara de un amado es.
Cada adobe de la almena de un palacio,
es dedo de un visir o cabeza de un rey.

Un día compré un cántaro a un alfarero.
Aquél cántaro hablaba de todos los secretos:
fui rey en tiempos y tuve cáliz de oro,
ahora soy el cántaro de todo ebrio.

¿Hasta cuando pasarás la vida en el egoismo
o bien preguntando por el ser o no ser?
Bebe vino, que la vida corre y la muerte va detrás,
y es mejor que transcurra en el sueño o la ebriedad.


Feliz regreso de vacaciones ! (y esto no es dicho con fina ironía...)

Alkaest dijo...

No voy a extenderme, sobre la presunta "benevolencia" del presunto Creador, pues sus presuntas "obras" hablan por si mísmas...

¿Pero que se puede esperar, cuando un grupo humano crea un mito en el que, como mínimo y siendo "benevolente", su máxima divinidad es una entidad sádica y retorcida, que pudiendo crear un universo perfecto, crea uno caótico, para poder luego "perfeccionarlo" mediante su autosacrificio...?

Analizando la historia, pasada y presente, de los creadores de este mítico "creador", se comprende todo fácilmente.
Dicho sea, con todo el respeto que tales gentes y sus creencias se merecen.

En cuanto al "nihilismo", para gustos se hicieron los colores, o como dijo el otro: "Si es que hay gente pa'tó..."
Personalmente, me inclino por la trascendencia, sea lo que fuere eso, porque según acreditado razonamiento filosófico:
"Puede que el pesimista, al final, tenga razón, pero entre tanto, lo pasa mejor el optimista".

Salud y fraternidad.

pallaferro dijo...

El concepto que hay tras la palabra "nada" resulta de amplio espectro en función de la disciplina a través de la qual se analize (filosofia, metafísica, religión, matemáticas, románico, etc)

A su vez, el concepto en cada una de esas disciplinas ha variado a lo largo del tiempo y a lo ancho de los pensadores, filósofos, frailes, santos y otros teóricos.

Santo Tomás de Aquino, por dar un ejemplo, se hizo verdaderas cábalas con lo de la "esencia del ser" y su particular "contrario" que seria la "nada". Escoto Eriúgena, sin negar rotundamente la nada, defendió que el Universo no lo creó Dios de la nada...

Nada, que con mi comentario queria dar a entender que en el medievo el concepto NIHIL debería ser algo distinto al que tenemos de él en la actualidad. Y me dá que pensar que debia ser un concepto con mucha más fuerza y carga psicológica que la que hoy tenemos de esta palabra. Más aún que el impacto que nos transmite hoy el breve epitafio con su contundente última palabra: NADA.

Un abrazo,

Malvís dijo...

Lejos de de una mera concepción nihilista, podría tratarse de la fina ironía sobre el modo de interpretar el símbolo románico. Sobre la posibilidad de caer en un grave error reduccionista que puede llevar a sistematizar los símbolos y querer buscar claves interpretativas intentando hacer pasar por un esquema preconcebido la totalidad de su significado simbólico, empeñanánose en "ver" algo donde no hay NADA DE NADA.

Las “cataratas del románico” o, simplemente, vanidad de vanidades.

Salud y románico

Pilar Moreno Wallace dijo...

Con todo esto hay materia para reflexionar y sacar nuevas conclusiones.
Abrazo

Pilara dijo...

La Nada, metiéndome en camisa de once varas, no deja de ser un Todo. Es como la unión del principio y el fin.
El inicio donde surgen insólitas ideas, la base de las posibilidades donde construir un mundo con nuevas normas. Incipientes y originales teorías que pueden organizar, justificar, interpretar, elucidar. Teoremas y leyes que se dicen, se desdicen y se contradicen creando a la larga un absurdo universo caótico que será necesario obviar para llegar como remate a hacer tabula rasa. Imponiéndose la gravedad y el tiempo que precipita cualquier cosa creada a su término.
El fin es el borrón y cuenta nueva que cierra el círculo a partir del cual se podrá iniciar algo renovado, original, inédito que se desarrollará y progresará; perdiendo su frescura a medida que vaya evolucionando.
Total nada que no sepa desde hace muchísimo tiempo un aldeano cualquiera de cualquiera de nuestros pequeños pueblos. Fruto, sin duda, de la observación de los ciclos de las cosechas y la vida animal que al fin y al cabo es como nuestra propia vida con alguna que otra filosófica diferencia... ¡No somos nadie, nosotros que nada somos!

Alkaest dijo...

Estas disquisiciones, me traen a la mente una pregunta que dicen hizo Buda a sus discípulos:
"Un árbol que cae al suelo, en el solitario bosque, si no hay nadie en los alrededores para escucharlo ¿produce ruido al caer?"

Salud y fraternidad.

Syr dijo...

Lo importante puede que sea que aunque el ruido pueda resultar imperceptible, la realidad es que no deja de ser un árbol caído.

Salud y románico

Esca dijo...

Bien por su sombra
bien por sus frutos
bien por su belleza
este arbol sera´ recordado
y aun no siendo asi´ seguiria siendo arbol.
Arboles caidos hay muchos recordados pocos,aunque formen parte de un bosque precioso.

Un saludo Esca

Baruk dijo...

Os estáis yendo por las ramas ...je,je,
así no llegaremos a nada de nada

Saludetes

Esca dijo...

Hola Baruk,yo creo que no ,tomalo metaforicamente aplicado al ser humano y es tal cual,a no ser que le falta,
bien por sus obras
por su talento. . .
pero somos parte del bosque este
unos hacen mas ruido al caer que otros ,pero nada de nada,todo seguira´ igual
Un saludo Esca

Pilar Moreno Wallace dijo...

De nuevo aquí, pues aunque ya te había leído me gusta seguir buscando otras entradas que aún no había leído. Es un tema que me encanta, y del que veo no sé tanto como pensaba.

Carlota dijo...

Que dificil de aceptar y que fácil de olvidar son esas palabras escritas hace ya tanto tiempo que descubres en esa tumba y en esa losa de iglesia, me encanta tu reflexión, Un abrazo, Carlota

Aurum dijo...

Esto trae a mis recuerdos una losa allá en Galicia donde se puede leer:

Como te ves, me vi.
Como me ves, te verás.

Y es que todos tenemos un mismo final, un final significativo solo a nivel cultural.
Pues la huella que cada uno de nosotros puede dejar en este mundo es de una importancia extremadamente sutil e irrelevante.

Syr dijo...

No me cabe duda, Aurum, que desde que llevas prendido el indalo vas escalando puestos.

Bonita reflexión y muy buen comentario, amigo. Ya sabes, ¡a cuidarla mucho ¡.

Un fuerte abrazo

KALMA dijo...

Hola! Tenéis el don de hacer entradas hasta de "nada" y hacer un todo, me dejáis sin palabras, invita a reflexionar.
Toda vida que comienza, surge de la nada y en nada te convertiras y todo lo demás, tan valioso, que inunda nuestro tiempo de vida es legado, nada más, efímero y sutil.
Muchos besotes.

Seguidores