28 enero 2009

Las alas del diablo


En una de estas conversaciones "mañaneras" en que se tiene más sueño que nada, debatíamos entre nosotros sobre las supuestas alas del demonio.

Comentábamos que el anacoreta Juan Clímaco afirmaba que los ángeles caídos conservaron su esencia angélica tras la caída, pero que era su voluntad la que tendía hacia el mal, y que Juan Damasceno opinaba que, el diablo, al caer, habría perdido su naturaleza angélica.

Alertados que del mal es mejor no hablar para no darle alas, corrimos un tupido velo sobre ello no sin antes reflexionar sobre la progresiva mutación que estas habían sufrido en su representación diabólica. Portador en origen de suaves plumas, las alas del “ángel más bello” han ido sufriendo en el imaginario colectivo una progresiva transformación.


En el medievo, la cultura popular tiende a representarlos como seres mermados y ridículos, como remedio, sin duda, contra el terror del oficialismo cristiano. No así los ángeles, que siguen eternamente jóvenes, bellos y con plumas en sus alas.

Las alas lo asimilan a lo sobrenatural y lo elevan de las leyes de la naturaleza; le otorgan la idea de celeridad libre de todo impedimento igual que al ángel que fue. Más sin embargo, serán membranas de murciélago y no plumas las que las conformen, residuos de las angélicas que poseyeron y que perdieron en su caída. Como asignándole un determinado rol en el reino subterráneo, de las tinieblas.


Resulta, cuando menos, curioso que los influyentes poderes eclesiásticos no se preocuparan por este tipo de representación tan alejada de la ortodoxia patrística, ignorando, de este modo, la prístina naturaleza angelical del caído.

En definitiva, no es que la degradación moral sea la causa de esta conversión, es que la mentalidad popular prefiere los pájaros del día al murciélago de la noche y la sombra.

La gran aportación iconográfica tras el románico a la visión popular del demonio, quizá sea ésta de las alas-membrana. Porque no sólo son simbólicas, sino que la gente siempre supo que lo eran.




Salud y románico

16 comentarios:

Fendetestas a medio camino dijo...

Muy curioso el tema de las alas y el paralelismo con los murciélagos. También el vampiro es uno, es como un hombre hecho demonio, sin haber pasado antes por el estado de ángel.
Un ángel es un mensajero de lo divino, un enlace entre el cielo y la tierra. El infierno se sitúa en el centro de la Tierra (que está ardiendo de verdad), pero algunos lo encuentran en vida y coleando, otros simulan que no existe y echan la culpa al demonio de todos los males de todos los hombres y cargan sus culpas en la espalda de otro. No tiene plumas el angel caido, sino una membrana, a veces le ponen cuernos y rabo para separarlo de la forma humana. De todas formas no necesita volar, tiene a todos sus súbditos unidos por los pies a la tierra que pisan. Es una pena comprobar que el infierno sí existe y tener serias dudas sobre el cielo.

Baruk dijo...

Buena reflexión Fendetestas, buena, buena...

Alkaest dijo...

En una cosa os engañáis todos, porque os tragáis el engaño que tramaron las autoridades eclesiásticas de antaño.
El Diablo, con mayúsculas, no es monstruoso, ni tiene cuernos, ni alas membranosas, ni huele mal.
Nada de eso, hay que ser muy tonto, o muy niño, para dejarse tentar por semejante engendro abominable. Un espíritu así no mueve a ser tentado, aunque quisiera incitar a ello.
Una horrorosa fealdad, como esa que nos pintan, tan solo mueve a salir corriendo en dirección contraria.
El verdadero Diablo, es bello, de alas gráciles, bien vestido, bien perfumado, amable y cortés.
Así consigue sus propósitos con suma facilidad, porque ¿quién va a desconfiar de alguien que viste, y se comporta, "como Dios manda"? Desconfiar, se desconfía de los mal trajeados, mal aseados, de los que tienen la mirada y el gesto torvos, pero nunca de los ojos limpios, la vestimenta de marca y la sonrisa amable.
Siempre me han parecido un "contra-Dios", una estupidez, esos cuadros de las "Tentaciones de san Antonio", donde las "presuntas" tentaciones son unos seres horripilantes, monstruosos y repulsivos. Muy menguado de luces debía ser ese san Antonio -a menos que fuese un vicioso con mucho morbo- para dejarse tentar por semejantes espantos. Si al menos se le hubiesen presentado unas señoras estupendas, o unos efebos de toma pan y moja... -que uno nunca sabe las preferencias de cada cual-, se comprende que Antonio hubiese perdido el "oremus". ¡Pero esos bichos, por favor! ¡Un poco de seriedad simbólica!

Y todo viene, porque los pobres ángeles caidos, que ya tenían bastante con lo suyo, fueron castigados además con unas representaciones de susto. Porque el clero pretendió asimilar, sus figuras, con las de diversas divinidades de la Antigua Religión: faunos, sátiros, espíritus de los bosques y las aguas, que las culturas antiguas representaban con atributos mitad humanos, mitad animales. Y que mejor forma de desacreditarlos, que asimilarlos a diablos cornudos y apestosos.
Burlarse y ridiculizar los personajes sagrados de la religión ajena, siempre ha sido un buen método para que los necios se aproximen a la propia. ¡Que para eso es la verdadera, faltaría más!

¡O tempora, o mores...!

Salud y fraternidad.

Baruk dijo...

Hombre Alkaest!, eso era antes, hoy en día la gente no es tan crédula y no se traga todo lo que el clero le cuenta... aunque ya sabemos que siempre hay de todo, claro.

Por cierto, el diablo que has definido, ese tan elegante y amable sólo es una versión del Gran Diablo, pero el mal vestido y mirada torva, por supuesto, es otra versión.

Al primero Dante lo define como el diablo que ronda la mentira, engaña con el aspecto lo que guarda en el alma y al otro lo define como el diablo pródigo, desprecia lo que se le ofrece y no lo aprovecha.

Tanto uno como el otro son diablos, no nos equivoquemos.

Los ángeles caidos?, eso ya es otra cosa..

Salud y románico

Pilara dijo...

El miedo mantiene el "rebaño" unido y un Demonio que se precie tiene que ser feo y maloliente y debe estar acompañado de toda una corte de diablillos caracterizados adecuadamente y con un sinfín de poderes que harían temblar al más valiente. Lo cierto es que todas las culturas han creado personajes malvados dispuestos a torturar cuerpos y almas, el cristianismo no iba a ser menos. Como inventar exige esfuerzo y no hay nada nuevo bajo el sol, pues se cogen unos cuantos personajes que desde antiguo tienen al personal atemorizado, se le dan unos retoques y listo... a seguir asustando. Pero eso sería muy simple ...¡hay que sembrar confusión! El maligno para provocarnos se nos presantará de las formas más diversas, siempre atractivas, haciéndonos desconfiar de nuestros propios sentidos y criterio.
Tanto miramos fuera, intentando hacer el "retrato robot", que no nos damos cuenta de que cada cual tiene sus demonios y que los veríamos nítidamente si nos mirásemos, en el espejo, a los ojos, con sinceridad , cada mañana.
Ya lo dice le refrán: "Si te miras al espejo el demonio no anda lejos".

Salud y fraternidad.

juancar347 dijo...

Interesante artículo, Baruk. E interesantes reflexiones en los comentarios. Tal vez no le falte razón a Pilara con el tema de la confusión: ¿cuántas ciudades, aparte de Madrid y Turín -creo- pueden vanagloriarse de tener una estatua del ángel caído con todos los detalles aquí mencionados: naturaleza angélica, alas membranosas, mirada de odio, cuando no de frustración...y sin embargo, medio caído -valga tanta redundancia referente a la caída- pero con un brazo en alto, señalando hacia el cielo...Me refiero a la obra de Ricardo Bellver. En fin, amigos, nunca dejáis de sorprenderme con vuestras entradas. Como siempre, excelentes.

Anderea dijo...

Hace muchísimos años que no practico como católica y, sin embargo, todavía tengo miedo al diablo. No sé si cuernos y rabo, no sé si alas membranosas... pero me cuesta hasta leer vuestro artículo y escribir esto que escribo. Tal el terror.

Entre misales y películas, conmigo lo han conseguido. Y es algo que puede a mi razón.

Baruk dijo...

Pero Almudena,... no me digas eso! a ver si algún día hablamos tu yo.

No olvidemos aquello de: "La verdad os hará libres"

Besitos

---

Juancar!!, es que en los madriles os lo tomáis todo a la tremenda!!... cuando vengas a Barna ya se donde te voy a llevar (je,je)...

... aquí tenemos al Luci antes de su transformación, bello, con plumas en las alas y sujetando la estrella matutina ante su cabeza.

En su origen, gracias a un conducto interior de gas, en lugar de la estrella lo que mostraba en su mano era un haz de fuego.

Curiosamente a esa estatua se la reconoce como el simbolo del progreso, lo que resulta muy evocador, no crees?


Salud y románico

pallaferro dijo...

Bueno, bueno... vaya conversaciones matutinas más interesantes!

Poco más que aportar: que murciélago tiene las cinco vocales, jejeje.

Angeles y demonios con alas? O sin ellas. Un montón. Soy de la opinión que todos somos las dos cosas.

A algunos se le ve hasta las "plumas", pero eso es otra historia...

Un abrazo a todos y hasta pronto!!!

juancar347 dijo...

Sí que lo creo, Baruk. Y me encantaría conocer esa estatua. ¿Dónde se encuentra situada exactamente? ¿Cerca de alguna de las obras de Gaudí? ¿Tiene alguna relación con él?.

Anderea dijo...

Baruk,

¿y tú sabes cuál es la verdad?

Hasta donde yo llego puedo decir que nuestros órganos perceptivos son un tipo más de todos los posibles y nuestros instrumentos de observación, lo mismo. El mero hecho de que en el reino animal haya órganos perceptivos tan diversos unido a que la tecnología, en la medida que avanza, va construyendo y elaborando nuevas posibilidades de percibir el mundo podría hacernos pensar que es una vana ilusión el que podamos afirmar categóricamente que algo no existe. Quizá y con un poco de fe podamos afirmar que algo parece que existe, pero ¿lo contrario?

¿Qué es la verdad? ¿Cómo se genera? ¿Qué sistema de conocimiento puede garantizar que conoce todo como para decir qué es y qué no es?

Más que la verdad, creo que es la voluntad de mantener nuestra seguridad la que nos hace libres. Tal vez errados, pero libres. Al menos, del miedo.

Oye, Baruk, y pensar que a pesar de la parrafada no me he quedado más ancha que larga. Alucinante, oiga. Lo que es la duda metódica o persistente.

Baruk dijo...

Anderea:

La verdad es tan compleja que nadie en su sano juicio puede presumir de poseerla.

Pero el primer paso para encontrarla es hacer precisamente lo que haces tu, dudar y hacerse preguntas, dudar y hacerse preguntas, dudar y hacerse preguntas... y así hasta el final.

Estoy convencida que la verdad nos hace libres, libres del miedo, en efecto. Pero cada cual que piense lo que más le interese, faltaría plus.

Buena la parrafada Almudena, besos

Baruk dijo...

Juancar:

No la hizo Gaudi, él aún era muy chiquitito cuando la construyeron.

Esta estatua se encuentra coronando una fuente de mármol cerca de los antiguos astilleros, la pobre tiene una de esas historias en que no sabes bien si reir o llorar.

Según cuentan, cuando la construyeron, fue tanto el éxito que tuvo el ángel entre las mujeres de la época que el mismo obispo de la diòcesis martillo en mano la "castro" publicamente, lo que obligo a improvisar un pliegue de ropa para tapar la parte pecaminosa.

Luego, a lo largo de los años en cada revuelta popular recibia alguna que otra pedrada que acabo dejándolo sin pierna, sin el brazo y casi sin cabeza.

Total, que ha sido restaurado un montón de veces. Actualmente luce perfectamente, pero le falta lo mejor, el haz e fuego. Lástima de ello, verdad?

Si te interesa, ya te enviaré foto.

Saludines

juancar347 dijo...

Una interesante historia, Baruk. Si es posible, sí que te agradecería la foto. De cualquier manera, tomo nota, porque tengo muchos deseos de conocer Barcelona, sobre todo la Sagrada Familia y la obra de Gaudí en general; pero más que nada, tengo una deuda pendiente con mi amiga La Moreneta.

Esca dijo...

yo me hago unas preguntas despues de leer vuestros comentarios,
¿Que comentarios tendrian las jentes de ese tiempo,a las cuales fueron edificados estos templos?
¿Lo interpretarian como vosotros?
¿Querrian llegar los maestros al pueblo,de esa forma que lo interpretais en la actualidad?
bueno,encantado de leeros
un saludo Esca

Anderea dijo...

Gracias, Baruk.

La música, ¿ha estado ahí desde el principio? Me gusta mucho. ¡Qué bien!

Seguidores